Pasos

La vida a veces te cortocircuita.
Y sin embargo, caminas.
Aunque el aire se haya vuelto melaza y tus zapatos plomo.
Un paso. Después otro.
Así descubres que eres lo que siempre queda de ti.
Eres quien extrae de la melaza burbujas de aire.
Y respira.
Quien desanuda los cordones de tus pesados zapatos.
Y te descalza.©

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *