Lobos

Esa noche, cuando empezaba  a dormirse, escuchó aullar a sus lobos.  A todos menos a uno. Silencioso e inmóvil, el lobo encadenado esperaba al sueño. Sólo cuando el mundo se apagaba se atrevía a emerger de entre las sombras arrastrando unos pasos sus cadenas.
– ¡Vete!- le gritó al verle frente a ella.
–No puedo- respondió el lobo. -Me tienes atado-.
Se tapó la cara con las manos para dejar de ver su imagen en el espejo. Y en la quietud del sueño, donde nadie podía oírla, aulló. ©

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.