Adiós

Todo se hizo añicos. Espejo roto frente a espejo roto. Vi cómo su imagen se rompía en mí. Y la mía en él. Aristas del otro hendidas en un alma descarnada, sin follaje.  Expuesta. Lo peor no era el dolor, sino el frío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.